El diagnóstico empresarial es una herramienta de gran utilidad para conocer la situación actual de la empresa y los problemas que impiden su crecimiento. Gracias a este tipo de diagnóstico se pueden detectar las causas principales de los problemas "causas raices", de forma que podamos enfocar las acciones de mejora de manera más eficiente.

El diagnóstico empresarial abarca cuatro perspectivas fundamentales:

  1. Perspectiva Financiera.
  2. Perspectiva de los Clientes.
  3. Perspectiva de los Procesos Internos.
  4. Perspectivas de las Capacidades del Personal y de la Organización.